Esta tecnología combina las ventajas de la Radioterapia de Intensidad Modulada (IMRT) con las de Arco Terapia, obteniéndose una altísima calidad de tratamiento en un tiempo sumamente corto (aproximadamente 3 minutos), y de esta manera aumentando la comodidad del paciente y los niveles de precisión del mismo.

Esta nueva tecnología, también permite tratamientos en cuarta dimensión, que además de hacer la localización tumoral con los parámetros tradicionales (profundidad, ancho y largo), toma en cuenta los movimientos respiratorios, que en ocasiones lo desplazan hasta 3 cms en cualquier dirección, para así poder proteger los órganos sanos vecinos.

La técnica toma en cuenta los movimientos respiratorios, que en ocasiones lo desplazan hasta 3 cms en cualquier dirección, para así poder proteger los órganos sanos vecinos. El sistema RapidArc resulta de gran utilidad para los tratamientos que requieren inmovilización diaria individual, tales como lesiones de cabeza y cuello, entre otros.

El sistema RapidArc resulta de gran utilidad para los tratamientos que requieren inmovilización diaria individual, tales como lesiones de cabeza y cuello. En este tipo de casos, los pacientes son inmovilizados con una máscara termoplástica sumamente ajustada por alrededor de 20 minutos durante cada sesión. Con la incorporación de RapidArc se logra disminuir la inmovilización del paciente a solo tres minutos.

Otro tipo de lesiones, tales como las de próstata, también pueden ser tratadas en lapsos de tiempo mucho menores. Anteriormente requerían de 15 minutos aproximadamente, mientras que con esta nueva tecnología pueden ser tratadas en sesiones de 3 minutos. La rapidez en este tipo de tratamientos es de vital importancia, ya que la próstata puede experimentar cambios de posición, disminuyéndose la precisión del tratamiento.